REGION METROPOLITANA

REGIÓN METROPOLITANA

HISTORIA HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS DE SANTIAGO

En el siglo XVI el único que podía llamarse establecimiento hospitalario era el de Nuestra Señora del Socorro. Éste fue el primer hospital que se fundó en el Reino de Chile y se erigió en Santiago en 1552. Si bien en sus inicios dependía del Cabildo de esa ciudad, hacia 1617 se transfirió a la administración religiosa de los Hermanos de San Juan de Dios, pasando a ser el Hospital San Juan de Dios. Sin embargo, los distintos gobernadores coloniales levantaron edificios destinados a recuperar la salud de la población o bien para acoger a sectores de la sociedad que se encontraban marginados, destacando entre éstos los hospicios y hospitales. A lo largo de nuestro territorio, aparte del Hospital San Juan de Dios, ocuparon un lugar de importancia, la Casa de Huérfanos (1758), la Casa de Recogidas (1764) y el Hospital para mujeres San Francisco de Borja (1777), todos ellos en Santiago; el Hospital de La Serena (1559), destruido por el corsario Bartolomé Sharp y el Hospital de Valdivia. También cabe mencionar la creación del Hospital San Juan de Valparaíso y de varios otros hospitales en Concepción, Imperial, Villarrica, Algol, Osorno, Cañete, Castro, Chillán y Talca. La reconstrucción de la historia de algunos de estos centros hospitalarios, ha sido posible gracias a los estudios realizados por Enrique Laval, médico y filántropo que dedicó un significativo número de sus obras a la historia de la medicina chilena. Destacan sus trabajos en torno a la botica de los Jesuitas, la Fundación del Hospicio de Santiago, las casas de socorro, la historia del Hospital San Juan de Dios y otros hospitales fundados durante la colonia, las enfermedades y médicos de Chile durante los siglos XVI, XVII y XVIII.

Fundado en 1552 por el conquistador Pedro de Valdivia, con el nombre de Hospital de Nuestra Señora del Socorro, el Hospital San Juan de Dios es el establecimiento de salud más antiguo de Chile. Su construcción respondía al interés de los gobernadores coloniales por levantar edificios destinados a recuperar la salud de la población o bien para acoger a sectores de la sociedad que se encontraban marginados, emprendimiento que también dio como resultado variados recintos entre los que se encontraban la Casa de Huérfanos y la Casa de Recogidas, en Santiago; el Hospital de La Serena; el Hospital de Valdivia y el Hospital San Juan de Valparaíso, a los que se sumaron otros recintos más pequeños en Concepción, Imperial, Villarrica, Angol, Osorno, Cañete, Castro, Chillán y Talca. En los primeros años el hospital se ubicaba en la Alameda Bernardo O’Higgins, en un solar de La Cañada entre las actuales calles de San Francisco y Santa Rosa. Tras sus primeras décadas de funcionamiento la administración del lugar quedó en manos de los religiosos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, quienes rebautizaron el centro en honor a su santo patrono en 1617. Durante el siglo XVIII el recinto que acogía al hospital sufrió graves deterioros producto de varios terremotos que se produjeron por esos años. De este modo, el San Juan de Dios desarrolló sus funciones asistenciales en diversos lugares hasta que reabrió sus puertas oficialmente en mayo de 1954, en pleno barrio de la Quinta Normal sector que actualmente vive un nuevo impulso urbano con la inauguración de espacios como el Centro Cultural Matucana 100 (M100), el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) y la Biblioteca de Santiago.

fue el primer hospital de Santiago de Chile, (aunque el historiador B vicuña Mackena lo pone en duda)que tiene su origen en la época de la conquista, en la cual por órdenes de la corona española comenzaron a construirse hospitales de campaña en cada ciudad conquistada, como por ejemplo el Hospital de la Serena que fue el primer hospital de Chile. El hospital San Juan de Dios fue fundado por Pedro de Valdivia con el nombre del Hospital de la Virgen del Socorro, ubicado en las proximidades del cerro Huelén. Estuvo en funcionamiento desde Octubre de 1552 pero no se conoce con precisión su fecha de fundación. En este hospital, al igual que en todos los hospitales rudimentarios creados en esta época, se practicó una medicina laica, dentro de la cual destacó el cirujano Juan Guerra Salazar, quién fue el primer chileno titulado como médico ante el Tribunal del Protomedicato en Lima. Además de médicos, otros funcionarios de este hospital fueron practicantes y barberos.

HISTORIA HOSPITAL EL SALVADOR

El Hospital del Salvador fue fundado el 7 de Diciembre de 1871 y su construcción fue consecuencia de la preocupación del Estado por la excesiva mortalidad infantil y las epidemias de viruela y cólera que afectaban periódicamente al país. Así, el 1 de Enero de 1872 se puso la primera piedra en los terrenos de la antigua chacra Barainca, en el barrio de la Providencia. El dinero empleado provino principalmente de la donación de los habitantes de Santiago. La superficie elegida fue un solar de propiedad del Convento de la Merced, adquirido en 1870. Bajo la presidencia de Federico Errázuriz Zañartu se fundó el establecimiento. Sin embargo la guerra del pacífico en 1879 y otros problemas económicos postergaron su construcción. Sólo en 1888 se pudo diseñar un nuevo proyecto y cuatro años más tarde se autorizó la construcción, la que fue dirigida por el Arquitecto Carlos Barroilet. En su construcción destaca la cúpula de la capilla, que sobresale majestuosamente, dándole un sello particular. El terremoto del Año 1985, destruyó el frontis del Hospital. La restauración, en esa oportunidad, estuvo a cargo de la Ilustre Municipalidad de Providencia. La fachada principal del Hospital, la capilla, edificios, pasillos y el parque interior fueron declarados Monumento Nacional en 1985.

HISTORIA HOSPITAL SAN JOSÉ

El nacimiento del Hospital San José se remonta al siglo antepasado. Se ha mencionado el año 1841 como posible inicio de actividades. Sin embargo, parece ser que sólo en 1872 entra a funcionar en forma permanente, debido a una violenta epidemia de viruela, cuando no estaba aún terminado, ni menos habilitado. Su nombre original fue “Lazareto de El Salvador”, según consta en los libros de hospitalización de las “Hermanas de la Caridad” religiosas, que lo dirigían en sus primeros años, pasando más tarde a recibir el nombre que actualmente tiene. En los primeros años de funcionamiento el hospital atendía a enfermos en epidemias de viruela, fiebre tifoidea, tuberculosis y otras enfermedades infectocontagiosas. Sólo a partir de 1929, se dedica a la atención de tuberculosos, creándose los Servicios de Tisio- Medicina, Radiología, Anatomía Patológica, Cirugía y Laboratorio. En 1930 el Hospital San José fomenta la creación de la Sociedad de Tisiología, que lidera las acciones contra la TBC por muchos años. El equipo quirúrgico de ese tiempo, realizaba intervenciones vinculadas a la especialidad, liderando también la cirugía de tórax de la época. En ese periodo el hospital llegó a tener una dotación de 400 camas para enfermos de tuberculosis. Como centro especializado en ese tema, fue pionero en la investigación y puesta en marcha de medidas preventivas como la BCG y terapéuticas como la quimioterapia y cirugía de tórax.

HISTORIA HOSPITAL BARROS LUCO

La historia del Hospital Barros Luco comienza en el año 1888, época de gran actividad política y cambios, cuando José Manuel Balmaceda era Presidente de Chile. La salud preventiva y primaria se encontraba en sus inicios y la situación en nuestro país era compleja. Las epidemias y la falta de higiene provocaban cientos de muertes. Para 1872 la tasa de mortalidad infantil se había elevado por un 80%. Sólo existían los hospitales San Juan de Dios, San Vicente, San José y El Salvador, recintos modestos de origen colonial, donde más que tratar a los pacientes, se mantenía aislados a los enfermos graves hasta su muerte. Los hospitales eran apoyados por la Junta de Beneficencia y Asistencia Social, entidad semi-estatal supeditada a la iglesia católica y que canalizaba las donaciones privadas, encargándose de la dirección, administración y construcción de hospitales, casas de socorro, manicomios, asilos y orfelinatos. Durante 10 años se discutió la necesidad de crear un Hospital Mixto General en la zona sur o sudoeste de Santiago. Ante esto, algunos médicos especializados en Europa comenzaron a generar conciencia sobre la necesidad de aumentar la infraestructura sanitaria. La misión de este grupo fue conseguir donaciones para construir un gran hospital para enfermos comunes. El Presidente Federico Errázuriz, impulsa el proyecto de su construcción, que se transforma en la Ley 1406-1408, del 15 de enero de 1901. La Junta de Beneficencia adquiere la Chacra el Mirador del Gallo, que comprendía lo que es hoy el Club Hípico de Santiago. Posteriormente, se consideró insuficiente este terreno para un Gran Hospital y la Junta lo vendió. El proyecto quedó en espera hasta agosto de 1908, en que se recibe como donación de Doña Silvia Hurtado, una chacra conocida como La Cuadra, en el sector El Llano -Subercaseaux, en donde finalmente se decide construir el hospital bajo los planos del arquitecto alemán Frederick Ruppel. Dentro de la propuesta de Ruppel se contemplaba estacionamientos, una dotación de 796 camas, edificios especiales, como para el médico director, la posta de primeros auxilios, el desinfectorio, caballerizas, cochera, entre otros. La primera piedra fue colocada el 24 de septiembre de 1911, en una ceremonia encabezada por el Presidente Ramón Barros Luco y bajo la bendición del Arzobispo de Santiago, Monseñor Juan Ignacio González Eyzaguirre. En 1917, se terminó la edificación del Policlínico, el que se encontraba en la antigua posta de hospital. Allí se atendían las especialidades de Medicina, Cirugía y Ginecología. En septiembre de 1919, en la casa patronal de la chacra se agrega una pequeña maternidad con 10 camas, que atiende a 40 a 50 partos normales. En esa fecha el Presidente Juan Luis Sanfuentes dicta el primer Código Sanitario en América Latina y la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria. Ese mismo año, muere el ex presidente Ramón Barros Luco, legando al Hospital General Mixto la suma de $300.000.- En 1923 la Sra. Mercedes Valdés, viuda de Barros Luco, donó un cheque por $400.000, lo que permitió iniciar la edificación de los dos pabellones diseñados: uno para 80-90 camas y otro de tres pisos para cocina y lavandería. Luego de la donación, la Junta de Beneficencia decide bautizar el hospital con el nombre del ex presidente Ramón Barros Luco. En 1926 fallece la Sra. Mercedes, dejando una cuantiosa herencia a la Junta, con el compromiso de implementar espacios religiosos como una Comunidad y una Capilla, construyéndose el claustro con capilla adosada en 1931. En 1933, explota en Santiago una epidemia de tifus, obligando al centro asistencial a juga r un importante rol haciéndose cargo de 300 pacientes. En esta labor ayudan las religiosas de la Congregación Siervas del Espíritu Santo, quienes llegan al año siguiente y realizan diversas funciones conduciendo las áreas de salud, atendiendo a los enfermos y administrando el hospital. Desde la inauguración del hospital se fueron edificando variados recintos como: Servicio de Maternidad (1925) que contaba con 30 camas, la Farmacia del Policlínico (1935), la Unidad de Urgencia (1936), el Hospital Trudeau para tuberculosos (1947), el Servicio de Kinesiología (1950), Banco de Sangre (1965), Policlínico Adosado de Especialidades (1966), Servicio de Anatomía Patológica (1969) y Psiquiatría en 1970. A fines de 1933 se llegó a tener un hospital que contaba con una atención externa que funcionaba en el Policlínico, del ex Servicio de Urgencia y una atención interna con hospitalizaciones en medicina, cirugía, ginecobstetricia, que se situaba en la ex maternidad.

HISTORIA HOSPITAL JOSÉ JOAQUIN AGUIRRE

Durante el gobierno de Federico Errázuriz Zañartu la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile dirigida por el Decano, Dr. José Joaquín Aguirre, convocó a una asamblea extraordinaria debido a la alta tasa de mortalidad de la población. De esta instancia nació la decisión de construir dos nuevos hospitales en Santiago, el Hospital Salvador y el Hospital San Vicente de Paul. La primera piedra del Hospital San Vicente de Paul fue colocada el 1 de septiembre de 1872 y sus arquitectos fueron Eugenio Chelli y Carlos Stegmeller. Este hospital, el más grande de Chile en la época, inició formalmente la atención de sus pacientes el 2 de noviembre de 1874. Durante la Guerra del Pacífico, el Hospital San Vicente de Paul fue transformado en un hospital militar para cubrir las necesidades de auxilio médico del ejército en campaña. Entre 1886 y 1888 acogió a pacientes de la primera epidemia de cólera en Chile y durante la Revolución de 1891 recibió a más de 2.000 heridos procedentes de las batallas de Concón y Placilla. Fachada del Hospital San Vicente de Paul, inagurado el 2 de noviembre de 1874. Durante las dos décadas siguientes el Hospital San Vicente de Paul vivió una serie de modificaciones, donde finalmente se unieron cuatro edificios dando origen así a un gran hospital con capacidad para 1.200 camas. En 1952 se decide demoler el antiguo San Vicente de Paul para erigir el Hospital Clínico Universidad de Chile, el que entró en funcionamiento bajo el nombre de su más ferviente propulsor, el Dr. José Joaquín Aguirre. Este abnegado médico en el transcurso de su carrera fue director del Hospital San Vicente, Rector de la Universidad de Chile e impulsor del concepto de un Hospital Universitario. En aquella época no existían los departamentos médicos, sino las cátedras de Medicina, Cirugía, Obstetricia, Neurología y Ginecología. Numerosos son los logros que se han realizado desde entonces. En las décadas de los 50 y 60 se crearon las Unidades de Cuidados Intensivos y Tratamientos Intensivos, el Centro de Medicina Nuclear, la Clínica Psiquiátrica, el Centro de Gastroenterología y la primera Central de Hemodiálisis. La única construcción que queda en pie del antiguo Hospital San Vicente de Paul es su capilla, declarada Monumento Nacional en 1981. Su restauración comenzó en 2000 y concluyó en 2009. En 1961 se realizaron por primera vez las intervenciones quirúrgicas de laparoscopía diagnóstica, cirugía de corazón extracorpórea y trasplante renal con éxito. A raíz de la reforma universitaria en 1968, se crearon los actuales departamentos en reemplazo de las antiguas cátedras. En 1970 el Hospital Clínico contó con el único endoscopio flexible del país, instrumento que permitió comenzar con el desarrollo del estudio del cáncer gástrico en Chile y con el tratamiento del reflujo gastroesofágico, realizándose en forma pionera en 1971 la primera operación a un paciente con reflujo.

NUESTROS PORTALES

NUESTRO ESPÍRITU ES SERVIR
Queremos ser el nexo entre El profesional y Usted

NUESTRA AGENDA DESTACADA

Buscar Numeros de Urgencia

Para Mayor Información

  • +56 9 56100160