REGION DECIMA

REGIÓN DE LOS LAGOS

HISTORIA HOSPITAL DE OSORNO

EN TORNO AL PRIMER HOSPITAL DE SAN COSME Y SAN DAMIÁN (LA COLONIA)

La ciudad de Osorno fue fundada por el gobernador español García Hurtado de Mendoza, el 27 de marzo de 1558, en el levo de Chauracaví, en honor a su abuelo el Conde de Osorno. La pequeña villa y apenas un par de ciento de españoles, gozaba de prosperidad y se compartía la vida con la población Huilliche. Apenas iniciada la vida de la reciente fundada ciudad, nació el interés de parte del reino, de contar con un hospital. Es precisamente aquí donde los historiadores no se ponen de acuerdo y encontramos diferentes fechas para un mismo hecho.
Repasemos los textos: Podemos incluir también la construcción del primer hospital de 1560 (?) En cuanto a las fundaciones de hospitales en las colonias americanas, el emperador Carlos V, en octubre de 1541 establecía:
1.- Encargamos y mandamos a nuestros virreyes, audiencias y gobernadores, que con especial cuidado provean, que en todos los pueblos de españoles e indios de sus provincias y jurisdicciones, se funden hospitales donde sean curados los pobres enfermos y se ejercite la caridad.
2.- El primer hospital chileno, se estableció en Santiago, el 14 de agosto de 1559, luego se funda el de La Serena, Concepción, Cañete y luego el de Osorno. Al fundarse el convento de San Francisco en la ciudad de Osorno, el hospital que aquí había creado don García Hurtado de Mendoza, quedó bajo el patronato de dicha orden religiosa, llamándose Hospital de San Cosme y San Damián.
3.- Es aquí donde encontramos las primeras incongruencias de esta historia. Otros autores señalan: Hubo en ella (por Osorno) conventos de Santo Domingo, San Francisco, San Agustín y la Merced; un monasterio de religiosas de Santa Clara y un hospital general. El de San Francisco dedicado a los santos mártires Cosme y Damián y fundado en 1565 (?) fue el sexto establecimiento que tuvo en Chile la religión seráfica. El hospital tuvo la misma dedicación.
4.- Sin embargo, otro autor dice que en 1567 (?) se construyó en Osorno un hospital llamado San Cosme y San Damián.
5.- Es curioso pero este mismo autor indica en otro de sus libros, que en 1567 en Osorno, los españoles construyen dos (!!) hospitales, el de San Cosme y el de San Damián.
6.- El periodista y ex relacionador público del Servicio Salud Osorno, Marcelo Vega Reyes concluye: En Osorno, el primer hospital data de 1565, época en que los monjes franciscanos fundaron el convento de la ciudad y junto con ello, el Hospital San Cosme y San Damián. De esta manera, el hospital de la ciudad de Osorno se encuentra entre los cinco primeros del país, en conjunto con los de Santiago (1562) La Serena (1559) Concepción y Cañete, todos impulsados por el Gobernador García Hurtado de Mendoza.
7.- Como se aprecia hay disparidad de datos.
Lo concreto es que el primer hospital de Osorno data de entre los años 1560 a 1567 y fue de los padres Franciscanos y se llamó de San Cosme y San Damián. Si fue el 5º o el 6º, en realidad es un dato de menor importancia. Los textos no precisan su ubicación exacta, pero un análisis profundo hace pensar por descarte, que se levantó en el mismo terreno del convento o sus inmediaciones, vale decir, actual calle Arturo Prat, frente a la Plazuela Yungai.  Posteriormente en el año 1604 y tras varios años de sitiada, la ciudad de Osorno fue destruida por los indígenas y su rastro se perdió por casi 200 años, siendo refundada (otros dicen repoblada) en 1794.

LA SALUD EN LOS TIEMPOS DE LA REFUNDACIÓN E INDEPENDENCIA

> Tras el repoblamiento de Osorno, a partir de 1794, no hubo hospital y en materia sanitaria, la ciudad dependía de Valdivia. En 1796, visita la ciudad un cirujano venido desde la urbe vecina, esto debido a la solicitud realizada por el superintendente César Balbini al gobernador Olaguer Feliú, en la cual se pedía ayuda médica debido a una “epidemia de fiebres malignas que en algunos ha causado estragos”. A raíz de ello, el virrey del Perú dispone el envío de un cirujano con botiquín a Osorno. Desde Valdivia llegar el primer profesional de la salud a la ciudad: José Ubaldo de Saavedra. Luego de la independencia, Osorno se caracteriza por una gran pobreza, decadencia y abandono. A las altas esferas gubernamentales de la naciente nación, poco y nada le interesaba lo que pasaba demasiado lejos de Santiago. Ello explica el tema de la colonización alemana como iniciativa gubernamental. Gracias a ésta, la zona sur comenzó un periodo de desarrollo y con ello también el tema de la salud pública. Hacia 1850, la ciudad continúa dependiendo de las visitas del médico provincial de Valdivia, José Elguero. Fue así como en el año 1855 arriba a la ciudad, el médico Alemán Eduardo Gunckel (1830-1915) Con estudios de medicina en la Universidad de Marburg, el Dr. Gunckel fue nombrado médico de la ciudad de Osorno, labor que cumplió entre 1855 y 1866, realizando una acción pionera en este sentido, ya que anteriormente no figuran médicos de manera estable en el entonces Departamento de Osorno. Las condiciones de salud de la época eran bastante precarias, viviendo bajo el constante azote de las epidemias, como el cólera, tifus y viruela, que causaban estragos, especialmente en la población infantil. Algunos años más tarde se afinca en la ciudad, el Dr. Ramón Moreno y llega a la zona en 1879 el médico alemán Adolfo Schürmann Von Dey (1853 – 1934) Aunque reside en Puerto Montt hasta el año 1884, Schürmann es el médico de Osorno. Como profesional prestó sus servicios desinteresadamente a la Sociedad de Socorros de Señoras de Osorno. En el año 1896 se desempeñó como profesional del hospital y dispensería de la ciudad. En 1907 es nombrado cirujano de la Guarnición Militar de Osorno, renunciando al cargo en 1912. La historia escrita presenta una discrepancia en cuanto al año del fallecimiento de este destacado médico, mientras Gabriel Peralta sostiene: En 1924 se trasladó a Santiago, donde fallece a la edad de 71 (?) años. No obstante, Otto Urban nos dice: El Dr. Adolfo Schürmann, quien se desempeñara como médico en nuestra ciudad durante muchos años, falleció en Santiago el 27 de marzo. Allí había pasado los últimos años de su vida. Su cuerpo fue trasladado y velado en el cuartel de la Segunda Compañía de Bomberos de Osorno. Sus restos descansan en el Cementerio Alemán. El dato es extraído del acta de 1934 del Club Alemán de Osorno, lo cual me parece una fuente confiable. En el camposanto no fue posible dar con su tumba. En síntesis, el Dr. Schürmann fue durante largos periodos, el médico de la ciudad, en una época que se caracterizaba por la escasez de profesionales en esta área, destacándose por su espiritu de beneficencia y de servicio público.13 En 1871 una epidemia de viruela adquirió características de gran alarma entre los habitantes de la provincia de Osorno, registrándose cientos de personas muertas como consecuencia de esta incontrolable enfermedad.14 Con este factor y sumado a la existencia de dos médicos, más la creciente demanda de atención, se inicia una campaña destinada a la construcción de un hospital. En el año 1880, se crea la Sociedad de Beneficencia, institución humanitaria, creada con el fin de satisfacer las necesidades de salud de los más pobres, teniendo como uno de sus objetivos, la creación de un hospital. Entre los miembros, se mencionan prestigiosos vecinos, tales como: Carlos Fuchslocher, Gobernador de la ciudad; José Concha, Gedeón Schwarzemberg, Saturnino Barril, Fernando Matthei, Samuel Burgos, Enrique Wiederlold, Manuel Molina, Pablo Montalva, y otros. Con la nueva epidemia de viruela de los años 1881 y 1883 se aceleran las gestiones para la construcción del establecimiento asistencial. Fue así como la Junta de Beneficencia de Osorno, recibe como donación unos terrenos del vecino Juan de Dios Angulo, ubicados en la antigua calle Figueroa (actual Los Carrera) En este punto existe otra discrepancia de los historiadores. Peralta sostiene: En 1883, la Sociedad adquiere un sitio en el sector oriental del Cementerio Alemán, para la construcción del hospital, y aporta la suma de $12.000, para dicha edificación, la cual queda terminada en 1888. En 1886 se inicia la construcción del hospital de Osorno, con aporte de los vecinos, el cual es entregado al uso público en 1888. Se establece por reglamento de ese mismo año, que los hospitales serían administrados por una Junta de Beneficencia, cuyos miembros serían nombrados por las municipalidades, dentro de los treinta días después de las elecciones municipales. No obstante, hacia 1890, la administración pasa a manos de las monjas de la Inmaculada Concepción. Aquí, encontramos una nueva discrepancia en cuanto al año de inauguración del hospital. Peralta Vidal sostiene: En cuanto e edificios públicos, se destacó la construcción de un hospital, cuyo edificio se entregó al servicio público en agosto de 1886 (?) faltando por construir los locales de cocina y lavandería. La construcción de esta obra se debió exclusivamente al aporte de los vecinos de Osorno, siendo el principal impulsor La Sociedad de Beneficencia, integrada por respetables personajes y formada con el único fin de llevar a cabo la obra del hospital. Existe la probabilidad cierta que el hospital haya sido entregado al uso en 1886, pero también que su construcción completa fuera culminada en 1888. La Junta de Beneficencia con el auxilio de la Municipalidad y el Ministerio del Interior, realizan algunas inversiones de infraestructura, con el fin de entregar un mejor servicio a los enfermos. Se instala una botica anexa al recinto hospitalario, además de: 50 catres de madera, 25 veladores de madera, 96 frazadas, 113 sábanas, 103 fundas para pallasas, 117 fundas para almohadas y 8 carretadas de pasto seco. A esto se agrega, la instalación de una dispensería, en una de las salas del hospital, que se encontraba en funciones desde 1859, con la ayuda de un médico residente. El hospital y la dispensería fueron instituciones públicas que lograron paliar las necesidades de salud de la población, sobre todo cuando atacaban las mortales epidemias, las cuales como se dijo antes, hicieron que la población pidiera a las autoridades la construcción del lazareto. Entre las enfermedades que con más frecuencia atacaban a la población se cuentan: reumatismo, resfríos, afecciones bronquiales y pulmonares, enfermedades de trasmisión sexual, especialmente la sífilis. El 24 de abril de 1904, bajo la alcaldía de don José Domingo Negrón, se inaugura el nuevo establecimiento, el que debe hacer frente a una nueva y violenta epidemia de viruela en 1905. Esta enfermedad afectó a toda la región sur del país, continuando al año siguiente con grandes pérdidas de vidas humanas. No se pudo contabilizar la cantidad de personas que fallecieron a causa de esta mortal enfermedad. Hacia el año 1912, llega a Osorno el médico Fernando Lopetegui Soto (1884 – 1953) quien se recibió en 1904 como cirujano en la Universidad de Chile. Una vez establecido en la ciudad, trabajó especialmente como cirujano, además de dedicarse a operaciones de amígdalas y pólipos nasales, contando para ello con un completo instrumental de otorrinolaringología. También poseía equipos para problemas de urología, como dilatadores de Benique y Uretrótomo para casos de estrecheces tan frecuentes en las patologías de la época. Contaba además con Fórceps para la atención de partos e instrumental para tratamientos a la vista. Otro profesional destacado de la época fue el Dr. Alfonso Montecinos Rosas (1885 – 1956) Osornino de nacimiento, egresa como médico en 1912 desde la Universidad de Chile, luego se traslada a su ciudad natal, donde presta por largos años funciones en el hospital en forma ad honorem, siendo el Jefe de Medicina Interna. En forma paralela atendía en su consulta particular, donde tenía instalado un completo y variado equipo, como laboratorio, Rayos X, Ultravioleta, etc. Además de su labor en la ciudad, continuamente atendía enfermos en el sector rural, donde llegaba incluso a caballo, eso antes de poseer uno de los primeros automóviles que llegaron a Osorno. También es necesario destacar la figura de la enfermera – matrona, Diana de Rob de nacionalidad holandesa (1878 – 1937) Esta profesional llegó a Osorno en 1912 y rápidamente se inserta en la sociedad local. Entre los años 1914 y 1916 se produjo en Osorno una epidemia de viruela, para lo cual se improvisó una barraca en el sector aledaño al río Damas, cercano a los terrenos de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno (SAGO). Es en esta situación cuando demostró su extraordinaria capacidad de servicio, trabajando de manera incansable en el cuidado de los enfermos aislados en esa barraca, como en la vacunación de esta contagiosa enfermedad.  A raíz de este incendio, Diana de Rob acudió de inmediato al cuidado de los enfermos, que fueron trasladados a un hospital de emergencia, instalado en una escuela pública de calle Los Carrera. Posteriormente colabora, a petición de la Junta de Beneficencia, en la dirección y elaboración de un nuevo hospital, en el sector de Carrera esquina Angulo. De lo planificado, se alcanzó a construir y terminar el primer pabellón de Maternidad, y algunas piezas de Pensionado y Farmacia y se hizo cargo como Enfermera Jefe de las nuevas instalaciones. A esta labor se entregó en cuerpo y alma, llegando al grado de entregar su remuneración para ayuda de los enfermos indigentes. Igualmente, a raíz del gran incendio que destruyó el hospital, la apremiante necesidad de intervenciones quirúrgicas fue solucionada gracias a la instalación por parte del Dr. Rudolph, de una moderna clínica privada, dotada con los mejores adelantos, quien la puso a disposición de la comunidad, para superar la emergencia. Esta clínica, que funcionaba en calle Carrera 452, fue la primera en toda la región en utilizar tecnología de alto nivel para la época. Luego del incendio del año 1918, se realiza en la ciudad una fuerte campaña destinada a construir un hospital moderno de concreto. Ese mismo año, se dicta el Estatuto Orgánico de le Beneficencia Pública, que establece el ingreso de médicos y técnicos a la administración de los hospitales. Las graves epidemias, aceleran la creación del Ministerio de Higiene, Asistencia y Previsión Social; en 1925, el Servicio Nacional de Salubridad; y en 1927, la Junta Central de Beneficencia, que establece que los directores de hospitales deben ser médicos. En 1924 asume la dirección del hospital de Osorno, el Dr. Guillermo Bühler (1899 – 1973) quién además se desempeñó como cirujano del Batallón Zapadores (Actual regimiento reforzado Nº 9 Arauco) y lógicamente del mismo hospital.

EL HOSPITAL SAN JOSÉ DEL AÑO 1939

En 1930, regresa a Osorno el Dr. Federico Schilling (1900 – 1983) donde se desarrolla como Gineco – Obstetra. Desde su llegada realizó una amplia labor de servicio a la comunidad; instala una clínica particular en calle O´Higgins, entre Carrera y Ramírez, equipada con un excelente instrumental que trajo de Europa, destinado fundamentalmente a la atención en Maternidad, lo que en su época era de suma urgencia considerando la escasez de infraestructura y especialistas en este sentido. Paralelamente el Dr. Schilling se desempeñó en el hospital, donde prestaba funciones de manera constante y abnegada, siempre pensando en brindar el máximo de atención a todo tipo de pacientes, incluso generalmente su jornada se extendía más allá de lo habitual. En ese sentido, su gran calidad humana y profesional quedó plenamente demostrada,  Las pestes seguían causando problemas y es así como en el año 1936 se desató una terrible epidemia de tifus exantemático que causó numerosos muertos (aún no había antibióticos ni tratamientos para la sanación) En 1936 se inicia la construcción del Hospital San José, el cual constituye un edificio moderno (para la época) amplio y de concreto. Ubicado en calle Los Carrera esquina Angulo, fue inaugurado en 1939 bajo la alcaldía de don Rafael Sáez Cocura. La edificación de gigantescas proporciones, emplazada a un costado del Cementerio Alemán, albergaba varios edificios de dos, tres y cuatro pisos y llegaba hasta la calle Germán Hube hacia el río Damas y hasta calle Angulo por el este. En el año 1940 se establece en Osorno el Dr. Arnoldo Holtheuer Trautmann (1903 – 1948) En el nuevo hospital demostró una gran capacidad de servicio público, estableciendo amistad con el unido y solidario grupo de jóvenes médicos osorninos, donde estaba el Dr. Héctor Guarda y el Dr. Federico Schilling, entre otros. Este gran médico también era voluntario de la 5º Compañía de Bomberos, falleciendo trágicamente en acto de servicio el día 22 de junio de 1948. Otro destacado profesional del nuevo hospital fue el Dr. Héctor Guarda Alarcón (1913 – 1982) osornino que tras titularse de médico, regresa a su ciudad hacia el año 1940 para desempeñarse además, como el galeno de la Caja de Accidentes del Trabajo. En esa calidad le cabe fundar el Hospital Traumatológico de Osorno, destinado a cubrir una urgente necesidad en la comunidad regional, ya que a esa fecha no existía ninguna institución especializada para ese tipo de lesiones. Posteriormente, el Traumatológico. La labor desplegada por el Dr. Guarda en el Traumatológico fue enorme, siendo su principal impulsor como Director hasta su fallecimiento. La historia nos señala la existencia de otro hombre notable en la medicina de Osorno, se trata del Dr. Pedro Jáuregui Castro nacido en 1912 y fallecido en la década de los años 90. Curicano, llega a la ciudad de Osorno en 1941. Desempeñó diversos cargos siempre en beneficio de los más desposeídos (Cruz Roja, Policlínico de Rahue Alto, etc.) Siendo Director del Hospital de Osorno, tuvo la iniciativa de crear el Hospital Psiquiátrico, el que se financió en el lapso de tres meses, con fondos osorninos. Un voraz incendio en el año 1973, redujo a escombros el edificio del Psiquiátrico ubicado en la esquina de Bulnes con Amthauer, causando varios muertos. Años más tarde se logra contar con un nuevo recinto para albergar a los pacientes afectados por este tipo de patología. En los años 40, 50 y 60 destaca la presencia de un hombre ejemplar, el Dr. Francisco Cordaro Chouquier (1915 – 2007) Conocido como "don Panchito", el doctor Cordaro ejerció la medicina con dedicación y entrega, lo que motivó un profundo reconocimiento de la ciudad de Osorno donde desplegó un esfuerzo casi filantrópico en beneficio de los pacientes. En 1930, el mismo año que murió su madre, se trasladó a Osorno y ya licenciado de humanidades inició sus estudios de medicina, culminando su carrera en la Universidad de Chile en 1942, para obtener su título dos años más tarde. Se especializó como otorrinolaringólogo y su primera actividad la realizó ad honorem en el Hospital del Salvador hasta 1947, cuando llegó a Osorno para ejercer en el Hospital San José. Cuatro años antes había fundado (junto a otros colegas como elos drs. Riesco, Velasco,Tello y otros, la Sociedad de Otorrinolaringología de Chile Su experiencia en el ejercicio profesional le permitió aconsejar a los jóvenes médicos que llegaban a la sureña ciudad "que cada día sean más humanos para atender a la gente, sin preocuparse tanto del bolsillo". Su  prolífero trabajo se tradujo además en la creación de la Escuela de Sordomudos de Osorno y de la Posta de Primeros Auxilios de Bahía Mansa. Su destacada trayectoria, le valió el reconocimiento y gratitud de la ciudad en 2002 al ser declarado Hijo Ilustre por la municipalidad. Los años pasaron y el terrible terremoto de mayo de 1960 daña seriamente las instalaciones del Hospital San José, especialmente en los servicios de Pediatría y Maternidad. La maternidad del Hospital San José tras el terremoto de 1960.

LA CONSTRUCCIÓN DEL HOSPITAL BASE OSORNO

El movimiento telúrico dejó al descubierto que el recinto inaugurado en 1939 presentaba falencias y que era necesario su remodelación o derechamente construir uno más grande y moderno, dotado con los mejores adelantos de la época. La presión fue muy grande para contar con un nuevo recinto.  Ya en el año 1964 se contaba con el sitio para el nuevo edificio. El Alcalde de la comuna de Osorno, don René Soriano Bórquez, gestionó la obtención de los terrenos necesarios para construir el actual Hospital Base. El sitio fue donado a la Municipalidad por la señora Luisa Epple viuda de Epple. No obstante, la presión seguía a través por los medios de comunicación: “Todos los sectores ciudadanos respaldan la campaña  El nuevo recinto quedaría en un barrio residencial, semi poblado, lejos del centro de la ciudad en una especie de cerro colindante con los terrenos del predio Baquedano del Regimiento Arauco. La construcción de las instalaciones comenzó en 1967 bajo la presidencia de Eduardo Frei Montalva. La obra fue concluida en 1973 durante la magistratura de Salvador Allende G. En los primeros meses del Gobierno Militar, el recinto sin inaugurar, fue ocupado para otros fines, mientras tanto, el antiguo edificio de calle Los Carrera seguía prestando funciones, a la espera de la inauguración del hospital nuevo. Unos años antes, en 1971, la inauguración de la Clínica Alemana de Osorno, establecimiento privado que comenzó a ser construido en 1964, alivianó la demanda por hospitalización del sector más acomodado  El nuevo hospital con 17 mil metros cuadrados de superficie, para la atención de una población superior a las 120.000 personas, fue inaugurado oficialmente el 3 de octubre de1974. El acto se realizó con la asistencia del Ministro de Salud, General de Brigada Aérea, Francisco Herrera Latoja, del Director del Servicio Nacional de Salud, Dr. Darwin Arriagada Loyola, el gerente de la Sociedad Constructora de Establecimientos Hospitalarios, Carlos Aguirre Mandiola y el Alcalde de Osorno, Alejandro Kauak Garabet, entre otros. El centro de salud cuenta con una capacidad de 400 camas de hospitalizado, con adecuado equipo de diagnóstico y terapéutico, de acuerdo a las modernas instalaciones que se incluyen en este tipo de obras. En sus diversos pabellones se habilitaron los servicios de Maternidad, Cirugía, Pediatría y Medicina Interna. Además, servicio de Urgencia, Pabellones Quirúrgicos, Sala de Recién Nacidos, rayos, Fisioterapia, Policlínico de Especialidades, etc.

HOSPITAL DE PUERTO MONTT

NUESTROS PORTALES

NUESTRO ESPÍRITU ES SERVIR
Queremos ser el nexo entre El profesional y Usted

NUESTRA AGENDA DESTACADA

Buscar Numeros de Urgencia

Para Mayor Información

  • +56 9 56100160